Tus mejores clientes, tus empleados. Practica marketing interno.

Creado el: 16/06/2015



Quizás nunca te lo hayas planteado así. Los trabajadores de tu empresa son tus clientes más VIP´s y debes cuidarlos como se merecen. Es lo que se conoce como marketing interno.

Puede que esta palabra te suene a grandes eventos, viajes corporativos, y en definitiva a acciones que requieren dinero y esfuerzo. Sin embargo, no es necesario hacer todo esto para tener contentos a tus trabajadores.

10 claves para implantar una cultura de servicio al cliente

¿Qué significa fidelizar a tus clientes internos?

Tu empleado está fidelizado cuando:

  • Está motivado
  • Considera que le tratan con respeto
  • Cree que su trabajo es interesante
  • Afronta con ilusión los retos que van surgiendo
  • Contesta “Me gusta mi trabajo” cuando le preguntan por él
  • Se siente a gusto en su puesto de trabajo
  • Se siente parte fundamental de la empresa
  • Siente la marca como suya
  • Favorece el buen clima de trabajo
  • Se imagina a sí mismo en la empresa en el futuro
  • Se sabe valorado y apreciado

¿Qué ganas tú? Un mayor y mejor trabajo.

Para conseguir este estado de bienestar entre tu público interno es necesario tener una ideología orientada a tu trabajador. No es necesario recurrir a grandes actos como viajes o yincanas para lograr la fidelización. Estas acciones pueden ser un gran apoyo, pero sin una actitud en el día a día, no servirá de nada. Se trata de pequeños gestos, recompensas, buenas maneras que hay que fortalecer todos los días para lograr los resultados.

¿Qué puedo hacer yo? Tanto si tienes una empresa grande como si cuentas con pocos trabajadores, deberías tener muy cuenta estos consejos de buenas prácticas para fidelizar a tu público interno:

  • Hay que tener sensibilidad hacia esta forma de actuar. Da a tus empleados la importancia que tienen, son el alma de tu empresa.
  • Transmite los valores de tu empresa y haz que los asimilen como suyos. No vale sólo comunicar, hay que dar ejemplo.
  • Interésate en conocer qué es lo que les preocupa y les interesa a tus clientes internos.
  • El salario es un elemento motivador fundamental del trabajador. Si no se siente bien pagado, esto será una traba para su rendimiento.
  • Respeto. La educación es la base de cualquier relación. Tú elijes si quieres mantener una relación formal o informal con tus empleados, pero, tanto en una como en otra, sé siempre educado.
  • Mantenlos informados sobre lo que ocurre en la empresa. Los empleados deben sentirse parte real de la empresa, si ven que están al margen, su autoestima se verá afectado.
  • Reconocimiento. Hay que reconocer las cosas bien hechas. No es necesario hacer mucha fiesta, un comentario de enhorabuena por el trabajo es más que suficiente para subir el estima a cualquiera, más aún si lo hacemos delante de los compañeros. A todos nos gusta saber que lo valemos.
  • Descuentos especiales para tus empleados. Muchas empresas ofrecen a sus trabajadores descuentos interesantes en sus productos y servicios.
  • Ten en cuenta siempre su opinión. Puedes crear herramientas para recopilar sugerencias de mejora, o mediante reuniones periódicas, etc. Ten en cuenta que muchos de tus empleados están en contacto directo con el cliente y conocen detalles que quizás a ti se te hayan escapado, o pueden incluso, detectar necesidades antes de que sean latentes en el mercado.
  • Fomenta el buen ambiente en la oficina. Dales a todos su lugar. Favorece la competitividad sana entre ellos. Crea un espacio que ayude a desarrollar la creatividad. Busca el ejemplo de grandes empresas y adáptalos a la tuya.
  • Formación. Recompensa a tus empleados con formación, ellos se enriquecerán y tendrán más para aportar a la empresa.
  • Juega. Como hemos dicho, no hace falta organizar grandes eventos para crear un ambiente distendido. Puedes organizar juegos, campeonatos con todo tipo de herramientas (juegos de mesa, videojuegos, aplicaciones, etc.)

Si te tomas esto realmente en serio, puedes desarrollar un plan de marketing interno. Al igual que haces con tu público objetivo, establece unas metas, segmenta a tus clientes internos, crea una estrategia y desarrolla acciones concretas. Esto te servirá de guía y podrás ir adaptándolo con el tiempo.

Trabaje con nuestro equipo de expertos de fidelización para crear los beneficios que sus clientes buscan.

¿Tiene un negocio? ¡ Pruebe dmc !

Muchas empresas ya funcionan con nosotros. Descubra cómo dmc puede trabajar para usted.